Las consecuencias de la ruptura Google-Huawei en el mundo empresarial

google huaweiEl reciente anuncio de la ruptura entre ambos colosos tecnológicos acaba de conmover a todo el planeta. Así, por ejemplo, en algunos países como España, donde uno de cada tres dispositivos móviles es de marca Huawei, tal desencuentro entre gigantes traerá más que notorias consecuencias en la propia población consumidora. Además, la empresa asiática es uno de los puntales actuales de la revolución tecnológica digital por su incorporación de algunos de los últimos avances más importantes. Este aspecto fundamental lleva a deducir que las repercusiones de tal escisión pueden ser inconmensurables.

Si bien los smartphones de esta empresa china mantendrán los servicios de Google Play y las protecciones de seguridad de Google, perderán las actualizaciones periódicas de la firma norteamericana, por lo que muchas personas habrán de recurrir a las de código abierto, que experimentan el descollante inconveniente de una dilación de varios meses. Además, quienes posean un móvil de Huawei (o su segunda marca: Honor) no podrán instalarse el nuevo sistema operativo que Google implantará a partir de agosto: Android Q. Las consecuencias de todo ello aún de son una magnitud económica difícil de medir por su gigantesco alcance.

Se prevé que por tales motivos se dispararán las reclamaciones y demandas judiciales de los consumidores y sus asociaciones contra el coloso chino, ya que el óptimo funcionamiento del software ha de estar incluido de por sí en los dispositivos correspondientes, ya sean móviles o tablets.

Como es bien sabido, el trasfondo de esta ruptura se halla en la guerra comercial chino-norteamericana de recíprocas subidas arancelarias, y también en presiones del Departamento de Estado del Gobierno Trump, que acusa a Huawei de violar el embargo decretado por los Estados Unidos contra Irán. De hecho, Meng Wuanzhei, hija del fundador de esta multinacional de Extremo Oriente, fue detenida en 2018 en Vancouver, Canadá, imputada por haber presuntamente vendido materiales de Hewlett Packard al Estado iraní.

Pero ¿cómo afectará todo esto al mundo empresarial?

Huawei es el segundo fabricante de teléfonos móviles en todo el mundo, y el primero en el mercado español. Además, se encontraba en la vanguardia tecnológica, con aplicaciones de Inteligencia Artificial gracias a su cámara inteligente (fotografías que identifica productos para ayudarnos en nuestras compras, o que nos informa de las calorías de un determinado alimento).

El Gobierno Trump llevaba algún tiempo realizando una activa campaña para que las empresas de tecnología y los gobiernos de todo el orbe dejasen de trabajar con el coloso chino. Obviamente, ahora que todo ello tendrá consecuencias prácticas, se generará un verdadero seísmo en todo el sector empresarial, pues los mercados tecnológicos, y fundamentalmente de tecnologías de la información y las telecomunicaciones (TIC) se verán obligados a reconfigurarse. Sólo en el primer trimestre de este año, Huawei ha mantenido una cuota de mercado de la telefonía móvil de un 23,1%, lo que equivaldría a vender unos 740.000 móviles diarios.

Mientras Samsung caía un 8%, y Apple un 17%, la empresa china subía vertiginosamente un 50%.

Pero este no será el único problema: Huawei también posee una gran envergadura y un abrumador peso específico en el sector de infraestructuras y redes móviles y 5G, por lo que es partner de innumerables empresas de telecomunicaciones. Además, se ha desencadenado un efecto dominó, por el que cinco empresas norteamericanas más –Broadcom, Infineon Technologies, Micron Technology, Qualcomm, y Western Digital- se han sumado al veto contra la multinacional asiática. Además, se prevé que otras tantas compañías se agreguen al veto del presidente estadounidense contra el gigante chino.

En tan sólo una semana desde la ruptura, las ventas de Huawei cayeron un 50%. El impacto del mero anuncio de la ruptura ya ha sido auténticamente catastrófico. Además, el mero cambio masivo de terminales por las empresas que trabajan con Huawei (numerosas en países como España o Italia) podría conllevar grandes repercusiones en lo que a costes económicos se refiere.

Esta ruptura afecta a la accesibilidad del software de empresa

Nueve de cada diez dispositivos móviles poseen sistema operativo Android. Al quedar este sistema sin acceso o sin actualizaciones en los móviles Huawei, ello previsiblemente afectará a las aplicaciones empresariales que podían ser consultadas desde cualquier plataforma móvil. Así, por ejemplo:

  • Power BI: una solución de Business Intelligence que aporta datos para el análisis empresarial de información mediante la creación de informes, análisis insertados, etc.
  • Microsoft Azure: conjunto de servicios en la nube para que cada empresa pueda crear las aplicaciones que le sean necesarias, y además acceder a ellos a través de cualquier dispositivo con Internet, ya que se hallan almacenados en la nube.
  • Dynamics 365: conjunto de aplicaciones en la nube que combinan soluciones ERP (de planificación empresarial) y CRM (de gestión de clientes).

Además, huelga añadir que todo ello afectará también a las soluciones de facturación electrónica, demás ERPs y CRMs, comercio electrónico, etc, en lo que respecta a su accesibilidad móvil.

Para poder seguir funcionando con fluidez, si tal ruptura persiste (como es más que probable), numerosas organizaciones empresariales deberán cambiar de dispositivos y reimplantar en ellos las aplicaciones de empresa.

Se teme por el 5G en España

Pero eso no es todo: se teme que este desdichado incidente Google-Huawei vaya a afectar gravemente a la dinámica de implantación generalizada de las redes de quinta generación (5G), que la Comisión Europea prevé para el 2020. De hecho, Huawei era una de las empresas con más posibilidades de desarrollar tales redes en nuestro país, en asociación con diversas empresas españolas.

Ha de tenerse en cuenta que la multinacional asiática posee, como ya hemos señalado, un gran peso en el mercado de las infraestructuras de redes, principalmente por ofrecer un servicio con una excelente relación calidad-precio. La marcha de Huawei de este mercado podría disparar considerablemente los costes de implementación de las redes 5G. Quizá incluso se podrían retrasar los plazos previstos para la generalización de tales redes.

El futuro inmediato al respecto es una incógnita y se mira con preocupación e incertidumbre. Todo el sector empresarial TIC sigue a la espera de nuevas noticias.

Comparte esta información: Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *