Las últimas tendencias en Open Source y Software Libre de 2019

tendencias open source 2019Las tecnologías abiertas son una de las principales fuentes de innovación en la situación revolucionaria de la tecnología en la actualidad: la llamada Revolución Digital o Revolución Industrial 4.0.

Las tendencias tecnológicas son cada vez más proclives al cambio y la metamorfosis según avanza el tiempo, por eso es de vital importancia que, sobre todo las empresas estén al tanto de los productos y servicios que se hallan en mayor auge en un momento dado.

Tendencias del Open Source en 2019

Las más destacadas tendencias en este año todavía joven son las siguientes:

  • Inteligencia Artificial. Máquinas inteligentes, chatbots, sistemas de activación y funcionamiento por voz. La Inteligencia Artificial o AI es una de las piedras angulares de la Revolución Digital, pues permite integrarse y articularse con otros sistemas y aplicaciones, y esta convergencia trae innumerables beneficios a la economía empresarial y al trabajo diario. Sobre este tema, hace años que el Gobierno y el Ministerio de Industria vienen diseñando varios planes de gran importancia.
  • IoT o Internet de las Cosas. Cada vez más presente en el paisaje urbano actual, el también llamado Internet de los Objetos consiste en sensores que envían órdenes a determinados dispositivos, y que además pueden reaccionar de forma autónoma ante determinados cambios o estímulos. Así, por ejemplo, las ropas tecnológicas o los coches inteligentes.
  • Blockchain. Como su propio nombre indica, esta aplicación financiera (hoy empleada habitualmente para las Bitcoin o criptomonedas) almacena la información en bloques ordenados que no pueden ser modificados una vez introducidos. También se emplea para las criptodivisas, y como funciona de manera descentralizada, no precisa de ningún banco central. Es el sistema llamado a revolucionar el sistema financiero a nivel global, y está cada vez en mayor apogeo. Hay que recalcar que trasciende y sobrepasa con mucho el uso en criptomonedas y similares: fundamentalmente es el sistema que permite realizar transacciones financieras desde cualquier lugar, y de modo absolutamente descentralizado.
  • Big Data. Supone la transparencia de datos a todos los niveles, tanto privados como públicos. Pero hay que aclarar que Big Data no es una base de datos gigantesca ni nada semejante. Se trata de una información que abarca un rango y una amplitud mucho mayor de aquello a lo que nosotros podamos estar habituados. Por lo tanto, no se ajusta a las bases de datos actuales, al menos tal y como este concepto se entiende a día de hoy. Es una cantidad de información que sobrepasa la capacidad de almacenamiento y gestión por parte de los softwares usuales. Más allá de Terabytes: Petabytes, Exabytes, Zettabytes. Para analizar y gestionar tales monstruosas cantidades de datos, sus permanentes variaciones, así como su gran velocidad de crecimiento, y además hacerlo al segundo, es para lo que surge el concepto mismo de Big Data. La formación de profesionales en este terreno es, a cada día que pasa, más urgente y necesaria.
  • Ciberseguridad. Cada vez es mayor la inversión en ciberseguridad, un problema de grandiosa envergadura en que se están concienciando diariamente grandes masas de ciudadanos. Las Administraciones Públicas llevan ya varios años implicados en afrontar este reto, como ya lo atestigua la muy completa Guía de Ciberseguridad del Gabinete de la Presidencia del Gobierno publicada en Internet en enero de este año.

Todas estas tendencias tecnológicas revolucionarias se están compenetrando cada vez más con la filosofía de código abierto. 2019 será un año decisivo en los avances de la revolución tecnológica digital.

Evolución tecnológica general de los últimos años

Dentro de esta escalada tecnológica digital sin precedentes históricos, los últimos tres años han tenido especial peso:

  • 2017: destacaron el Open Data (o Datos Abiertos: la disponibilidad de datos sin restricciones legales ni de otra índole), la Ciberseguridad y el Internet de las Cosas.
  • 2018: Predominaron por su importancia e impacto, el Blockchain, la Inteligencia Artificial o AI, y también el Cloud híbrido (consistente en un entorno mixto de almacenamiento, computación y servicios).
  • 2019: la misma tendencia de los dos años precedentes continúa, si bien tiende a incrementarse cada vez más, con un mayor interés y asiduidad de los usuarios, y una rauda evolución tecnológica.

¿En qué consistirá la revolución que viene?

No es difícil pronosticar que la venidera revolución se vertebrará en varios ejes claros:

  • Estas herramientas serán cada vez más utilizadas.
  • La mayoría de la gente conectada a Internet tenderá cada vez más a emplear estas tecnologías.
  • Tal uso, además, se irá reforzando y consolidando en todos los sectores y segmentos de la economía.
  • Se irá innovando cada vez más en estas tecnologías y sus formas de aplicación.

La revolución tecnológica ya ha llegado y sigue avanzando. No podemos quedarnos atrás.

Comparte esta información: Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *